martes, 9 de enero de 2018

Solo solo....





Pocas veces me sentí tan solo como ahora. Es curioso como uno se siente solo cuando tiene algún problema o esta mal,y cuando no, quizás hasta dice que se siente cómodo con la soledad. Fácil no es, eso seguro. Supongo que hay gente que la lleva mejor que otra. De todas formas, un poco eso me pasa a mi. Creo que me siento cómodo, pero de una u otra forma busco tener contacto con alguien mas. Es necesario, por lo menos para mi.

Hoy siento que estoy ocupando el lugar que dejó mi papa. Algo que siempre trate de evitar. La verdad es que siento que no puedo llenar esos zapatos. Es curioso como se me viene a la cabeza un recuerdo que tengo de chico cuando a veces miraba el placar de el con toda esa ropa de "gente grande", trajes, camisas, corbatas, y hasta me probaba sus zapatos, pero me quedaban enormes.

Creo que estoy experimentando un poco de esa angustia de tener que lidiar con todo. La misma que vi en sus ojos muchas veces y nunca entendí. No se si puedo aguantar esto. Me supera. Tengo los nervios de punta y una piedra en el estómago.

Apenas estoy pasando por lo que el aguanto y remó tantos años. No era perfecto, pero ahora lo admiro mas que antes. Y esta bien. Ahora me toca a mi. No elegí este rol, quizás no sea justo, pero quien dice que la vida es justa. Cada uno la pelea como puede. A veces te trata bien y a aveces te trata mal.

Error que cometí muchas veces es pensar en decisiones del pasado y arrepentirme. Creo que uno se puede arrepentir de cosas que dijo o hizo sin pensarlas, impulsiva mente. Pero las decisiones meditadas, a consciencia creo que son decisiones de las que uno tiene que hacerse cargo, aceptarlas y aprender de ellas.

Sin dudas la decisión mas dolorosa fue separarnos. Fue muy meditada, analizada, pensada, hablada, consensuada. Pero lo que duele no tiene nombre. Te extraño. Mas allá de que cuando mas falta me haces es en estos momentos, estas siempre presente en mi. hoy necesito un abrazo tuyo. Vos eras la que estaba ahí cuando volvía a casa. Estabas ahí para abrazarme y decirme que las cosas se iban a solucionar. Y hasta te enojabas porque no te contaba todo. Te juro que hice lo que pude. No quería traerte los problemas a vos, solo quería protegerte. Quería cuidarnos. Hice lo que pude. Si hay algo de lo que estoy seguro, es que haberte perdido, me va a doler el resto de mi vida.


2016 y 2017 se llevaron un pedazo de mi para siempre, espero que este nuevo año vaya mejorando lo antes posible.

Así estamos.


domingo, 31 de diciembre de 2017

Cortemos el sangrado....





Es la primera vez que me pasa que siento que despido mas que un año. Para mi 2017 iba a ser un año de transición. Sabia que iba a ser algo difícil pero tenia muchas expectativas de dejar atrás 2016 y empezar a reconstruir. Sin embargo, no fue así. 2017 siguió con la temática de robarme lo que mas quiero. 

Me imagino un boxeador que viene bastante bien y de repente le pegan una piña que lo manda a la lona. Ojo, no lo noquea. Se agarra de las cuerdas, mareado, cortado, sangrando. Cuando empieza a recobrar el equilibrio, lo salva la campana. En el rincón le paran la sangre, le secan las transpiración, yo diría lagrimas. Pasan los 30', toma confianza de nuevo, toma aire y al ring. Cuando parece que las cosas van mejor, otra piña. Otra vez a la lona. Duele, duele mucho, pero sabe que se tiene que parar, porque la pelea no se terminó.

Así fue mi 2017, fue otra piña al mentón, yo diría al corazón. Ahora en mi rincón, espero tomar aire, ganar confianza de nuevo y volver a la pelea. Porque esto no se terminó....


Que tengan un feliz 2018!

jueves, 7 de diciembre de 2017

La gran 7....


A medida que fui creciendo, me fue gustando menos la idea de festejar mi cumpleaños. No me gusta ser el centro de atención, no me gusta sentir las miradas posadas sobre mi.

Pero en definitiva siempre la terminaba pasando bien. No importaba si era con mucha gente o si solo era con vos. Es mas, los últimos años prefería pasarlo solo con vos. Por que así era feliz.

Apenas unas horas después de las 00:00hs. me cae la ficha. Solo puedo decir que te extraño. Fue una sensación rara, fue muy extraño no verte ahí conmigo. Y ahora lloro. Lloro porque todavía duele, duele mucho.

Así y todo,  a pesar de no estar juntos, fuiste la primera en saludarme.

Gracias por eso. Gracias por todo. Gracias porque quererme como lo hiciste.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Bueno cerebro, yo no te agrado, tu no me agradas....


Los fines de semana son los mas difíciles. A veces no tolero estar en casa solo, otras quiero dormir todo el día y no ver a nadie. Supongo que es así, hasta que te acostumbras. Y si no me acostumbro?

Creo que mi principal miedo en el momento que decidimos separarnos fue ese. Quedarme solo, literalmente solo, en casa. Y aquí estoy, solo, desahogándome acá, lo que considero un comienzo.

La verdad, que lo que sentí en esos últimos días fue muy feo. No se como describirlo, fue un dolor profundo, casi físico diría. Siempre tuve la impresión que llorar aliviaba las penas, que con eso te sentías mejor. No es el caso. Llorar simplemente me sirve para no explotar y ni eso. El fin de semana pasado amanecí destruido. Nauseas, dolor en todo el cuerpo. El hígado? gripe?. Todo el finde así. Me sentía tan para el orto que no fui a laburar el lunes, preferí quedarme, dormir e ir al médico. El electro salio bien, los análisis también. Apenas una leve anemia, resultado de no haber comido algunos días supongo. Eso es de los nervios, es todo de lo mismo, me decían.

Leí un articulo sobre los corazones rotos. Muy fiel a mi estilo, era un articulo científico, si se quiere. En el habla sobre los síntomas de un corazón roto, mas específicamente de la gente que experimenta una ruptura de una relación. En particular, del lado que es dejado. En mi caso, no fue tan así. Pero se siente muy parecido, porque en lo personal siento eso.
En el articulo hablan de varios estudios, con gente en esa situación. Gente pasando por el momento mas duro, triste, en medio del duelo. Les hicieron tomografías y estudiaron que regiones del cerebro se activaban.

Resulta que son las mismas regiones que se activan en las primeras etapas del enamoramiento. Cuando conoces a alguien y la relación recién empieza. Pero si ese es el mejor momento, como puede ser que sean las mismas que el peor momento?

Resulta, que el cerebro experimenta los mismos cambios, pero a la inversa. A que va todo esto?. A lo que decía sobre el dolor físico que sentí.  Los estudios que les hicieron a  personas que estaban atravesando una ruptura, mostraban actividad cerebral en las regiones del cerebro que controlan el estrés y el dolor físico. Ese dolor profundo, en el pecho, que casi podía tocar. Ese mismo.

"Las rupturas duelen porque activan sistemas relacionados con como conectamos con otras personas. Cuando vivimos algún tipo de separación, estos sistemas nos hacen esforzarnos para acercarnos de nuevo a esa persona"


Dicho todo esto, mañana arranco la psicóloga y mi única expectativa es que me de las herramientas que no encuentro por mi mismo para sentirme mejor. Seguramente afloraran muchas cosas mas, no solo este tema. No me gusta revolver y escarbar para sacar toda esa mierda que duele, pero supongo que no queda otra. Necesito que mi cerebro vuelva a la normalidad, necesito sanar, de nuevo. Volver a empezar.