lunes, 5 de abril de 2010

Cambio de planes....

Durante la mayor parte de mi adolescencia, tuve estas inmensas ganas de irme muy lejos. Generalmente, soy de escaparle a los conflictos, no me gusta el quilombo digamos.

Siempre tuve esa sensación, de querer irme. Dejar todo atrás. Armar el bolso e irme a vivir a algún lugar distinto, lejos , donde nadie me conozca y empezar de cero. Obviamente era una fantasía bastante irreal. Acá esta mi familia, mis amigos, iba al colegio. No podía hacerlo. Eran ganas, pero era consciente de las repercusiones de irme así como así.

Cuando empece la facu, esa sensación se escapó un poco de mi. Tenia un objetivo, veia un camino. Tenia que estudiar y recibirme, era lo que quería. Después vería que hacia de mi vida, pero por ahora no pensaba en eso, solo en el presente. La facultad es un mundo nuevo cuando uno sale del colegio, por lo menos a mi. Me gusto la transición, esa sensación de estar creciendo de verdad. Otra etapa, nueva y con muchas interrogantes.

Fui dos años a la nacional y me fue mal, evidentemente no estaba listo, todavía estaba en la boludes total ¬_¬. Me cambié a una privada. Ahí conocí a la innombrable. Yo venía de haber perdido dos años de estudio y con ganas de empezar a avanzar de una vez. Cuando la conocí, todo cambió. Ahora tenia un plan. Tenía todas las ganas de estudiar, recibirme rápido, estar con ella. Pensé en el futuro, lo imagine con ella a mi lado. Los dos juntos, con suerte recibidos, laburando, viviendo juntos una linda vida y de ahí formar una familia, todo el paquete completo. Ya no tenía ganas de irme a ningún lado, solo quería quedarme con ella. Ni siquiera me iba de vacaciones solo para quedarme con ella, porque ella no salía por otras cuestiones que no vienen al caso. No reniego de eso, lo volvería a hacer todo y mas si me vuelvo a enamorar de esa manera.

Luego, pasó lo que pasó. El plan se derrumbo totalmente. Las cosas no salieron como las planee y eso a veces pasa, es verdad, pero no lo vi venir, me hizo cambiar los planes de nuevo.

Ahora esas ganas, esa sensación de la que les hablo, volvieron. Hay días que me siento como en esa época del secundario, cuando me quería ir muy lejos y dejar todo atrás. Tengo ganas de irme lejos y empezar todo de nuevo.

Pero como en esa época, soy consciente de que no lo puedo hacer. Tengo mis responsabilidades, mi familia, amigos, todo acá. Me quedan dos años mas de carrera. Si termino sintiéndome de esta manera, entonces quizás si pueda irme. Podría buscar un trabajo en otro lugar, probar suerte y empezar otra etapa, donde nadie me conozca, hacer nuevos amigos, conocer nuevos lugares, vivir  en otro lugar, tener mi lugar, mi vida.

Ahora que lo pienso, es como escaparle al pasado. A todo eso que me trae tristeza y amargura. No sé si será lo correcto, pero es lo que siento y nada mas.

1 comentario:

Juliana dijo...

Todos -o la mayoría- sentimos eso alguna vez... Es una manera, la más 'fácil' de escaparnos. ¿Escaparnos de qué? De nuestro presente, y por qué no, futuro también. Tal vez...ganas de borrar nuestro pasado, aunque no se puedo. Todos lo sabemos. No se puede. De los errores se aprende siempre, y a mi siempre me hace bien recordar una frase: "Lo que no te mata, te fortalece". Besitos, y gracias por pasar siempre por mi blog :)