miércoles, 28 de abril de 2010

Cine....s

Ayer, mejor dicho hace unas horas, fui al cine con S. Volví a entrar a esa sala numero 6, en donde por ultima vez había visto una película con la innombrable. Fue absolutamente imposible, no acordarme de esa noche cuando estábamos entrando al cine. Cuando vi el 6 arriba de la puerta,se me vinieron mil imágenes a la cabeza.

Por Dios, esa fue una de las peores noches de mi vida. Ya estoy viendo a donde me lleva este post y me esta haciendo mal de verdad. Pero como dije, se supone que empecé a escribir para eso, para hacer catarsis y volcar lo que siento en este espacio virtual que nos regala la tecnología.

Estábamos mal, bastante mal. Distanciados, ella muy fría, no nos veíamos y quedamos en hablar. Esa noche decidí hacer un intento por acercarme, pasar una noche linda, tranquila. Por los viejos tiempos, la invité al cine y después iríamos a comer algo antes de ir a casa.
Me voy a arrepentir de escribir esto. no porque no quiera que sepan, sino porque me voy a quebrar y me voy a poner mal de nuevo. Ya siento como me late el corazón mas rápido y se me llenan los ojos de lágrimas de solo imaginarme la escena.
Lo voy a hacer corto. Ese día en el cine, mientras veíamos la película, le llegó un sms. Ella abrió el celular y lo leyó y sonrió. Yo miré disimuladamente tratando de leer que decía, porque no imaginaba quien podía mandarle un mensaje ese día a esa hora, ya que no era para nada común.Logré leer algo así como "como estas bonita?".Ahi fué cuando al leer esto mire su cara y noté su sonrisa. No había NADIE, que le pudiera mandar un mensaje así, NADIE. No quiero que quede como que fui un necio o ciego, pero es la pura verdad. Ella no se llevaba así con nadie, que yo conociera, que le pudiera decir así. Inmediatamente, le dije: "quien te manda mensajes?" (en ese momento recordé el día que en el auto le pregunte si andaba con alguien mas), ella me dijo: "mi prima era".

Obviamente no le creí, pero tampoco le pedí el teléfono para ver quien era. Tuve unas ganas inmensas de levantarme e irme, pero no lo hice. Preferí dejarlo pasar, olvidarme, hacer de cuenta que no leí nada.

Después de eso, noté un abismo entre nosotros dos, inclusive mas grande que cuando entramos al cine. De vuelta a casa, le dije que quería hablar. Se enojó, porque habíamos ido al cine antes. la verdad , es que no lo planee así, simplemente se dio así. Terminamos en un bar, yo no pude hacer pasar bocado, tenía ganas de vomitar, estaba descompuesto, no daba mas, tenia los nervios de punta. Hablamos, pero como venia siendo costumbre de esos ultimas charlas, ella exponía todas las razones para cortar, pero sin decirme directamente que no quería estar conmigo. Yo exponiendo toda mi voluntad para arreglar las cosas, dejando en claro que la amaba profundamente, como el primer día que se lo dije.

Volvimos a casa y todo quedó en "hablamos otro día". Le di la oportunidad de decirme la verdad, de ser honesta, de al menos hacerse cargo de una vez de las cosas.

Como no podía ser de otra forma, cuando volví a casa, casi no dormí. Termine llorando toda la noche como un nene chiquito.

Me lo saque de adentro. Me costó un poco de tiempo, pero las cosas son así. De repente pensaba contarles una salida linda tranquila y terminé escribiendo esto.

No me arrepiento de nada. Todo lo que te lloré, lo que luche, lo hice por vos. Porque te amé como nunca amé a nadie, porque te dí todo lo que tenía y aunque no fue suficiente, fue lo mas que pude hacer. Te dí mi corazón completamente, me lo devolviste roto. No lo supiste cuidar, ni siquiera respetar.

Gracias a todos por leer.

2 comentarios:

como--si--fuera--cierto dijo...

A mi tb ciertos lugares tienen el poder de transportarme a situaciones pasadas, me llevan a revivir instantes y sensaciones que son tan reales como el momento en que las viví…
Llegué hoy a aca y te empiezo a seguir… un beso!

Guerrero de luz dijo...

Gracias por darte una vuelta!

besos...