viernes, 2 de abril de 2010

THAT I WOULD BE GOOD WHETHER WITH OR WITHOUT YOU

Hoy tuve un lindo día. Podría contarles lo que hice, que no fue ni mucho ni muy interesante. Pero, la verdad es que estaría escribiendo por escribir y pienso que se merecen algo mas que eso. Estoy muy agradecido de ustedes que me leen de vez en cuando, aquellos que pasan aunque sea una vez y también claro, de aquellos que me siguen :) .

Para ser mas fiel a la idea original, que es escribir lo que da vueltas en mi cabeza, les voy a contar un poco lo que estuve pensando hoy.

Trato de ser positivo, trato de no pensar en la innombrable, pero a veces me es bastante difícil. Ya no es una cuestión de estar colgado horas y horas mal, triste, como solía hacer, pero si me pasa que me vienen pensamientos, ideas, recuerdos, que obviamente duelen.

Y un poco reflexionando sobre eso, pensé, que por mas que haga el esfuerzo por distraerme, y de inclusive considerar....perdonar, NO ME SALE!!!. Por momentos, quiero entender lo que pasó, pero siempre choco con algo que me lo impide. Una vez charlando con ELLA, le dije, "yo puedo perdonar lo que sea, pero la infidelidad no".
Siempre lo pensé, aún cuando estaba solo pero también tenía esa duda de que, en realidad no sabía lo que era estar con alguien bien, estable, serio y quizás dadas las circunstancias me tendría que comer mis propias palabras y admitir que estaba equivocado. Pero para mi sorpresa, y digo sorpresa, porque suelo estar equivocado cuando me aventuro en afirmar algo tan delicado, fue así. Por lo menos hasta ahora, no puedo perdonar. Pasó poco tiempo, es verdad, pero no creo que en este caso el tiempo sea mi aliado.
Tampoco me gusta pensar, que no perdono por ser rencoroso. No me considero rencoroso, pero cuando alguien traiciona mi confianza, sea quien sea, no puedo olvidarme. Me resulta muy difícil, dar una segunda oportunidad. A veces, me aventuro en confiar algo personal en personas no muy cercanas, lo que genera un riesgo. Creo que lo uso sin darme cuenta como una especie de test, una prueba. Si la pasa, es digno de confianza, si no la pasa el panorama cambia totalmente. Pero el tema es que, si se da lo primero, entonces cada vez va a ser una nueva prueba.

No me considero la mejor persona ni mucho menos. Tengo mil defectos, pero estoy seguro que si alguien confía yo nunca traicionaría esa confianza, porque se lo que eso significa.

Por eso es que cada tanto, me vienen a la cabeza esa charlas profundas, momentos muy íntimos, promesas y mas promesas con ELLA, que me traen ese dolor tan agudo que siento dentro mío. Haberme mentido en la cara, todo el esfuerzo que hice para no perderla, haber depositado toda mi confianza, haberle entregado todo, todo, y no haber recibido el mismo trato. Porque si hay algo en lo que creo, es que si engañas es porque REALMENTE no amas, o no amas como se debe.

Los errores que cometí, las veces que le provoque dolor, que la decepcioné, fueron errores totalmente honestos. Nunca hice nada malo de forma premeditada. Nunca actué con maldad ni con mala intención. Pero un engaño, una mentira, ocultarlo y ocultarlo hasta el final si es no amar a alguien como se debe.

Te pregunté ese día cuando volvíamos en el auto, si estabas con otra persona, si había alguien mas. Me miraste a los ojos, y sin reparo me dijiste que no. No sé si te creí o me convencí de creerte.


Es increíble como alguien puede tener dos caras. Llenarse la boca de palabras en las que no cree, que no respeta, una fachada, que cae, se derrumba totalmente al contradecirse con las acciones.

Me acuerdo, lo repaso y me da mucha bronca. Me dan ganas de llorar, porque a veces es lo único que me alivia el pecho cuando duele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentá dale....