miércoles, 5 de mayo de 2010

Eso dolió y bastante....

Recuerdo que una de las ultimas veces que hablé con la innombrable, estábamos en el auto. Volvíamos, y la deje en la puerta de su casa. Fue poco tiempo antes de cortar, no recuerdo cuanto tiempo pero fue poco antes (días).

Esa noche, antes que se bajara, aguantando las ganas de llorar, mordiendo fuerte casi sin poder hacer que me salga la voz, le pregunte: "Todavía me amas?". Entonces, lo supe. Aún peor fue ver como peleaba, con los ojos llenos de lagrimas, para animarse a decirme que no. Solo atinó a decir que no sentía lo mismo por mi que antes. Entonces ese fue el momento exacto, en el que supe lo que se sentía que te rompan el corazón, esa puntada profunda, como un puñal frió que entra lentamente en el pecho desgarrandolo poco a poco, sacándote un poquito de tu vida en el camino. Recuerdo que en ese momento fue la primera vez que me sentí solo, completamente solo. Casi como si no pudiera pensar siquiera en algún conocido, nada, nadie. Puede sonar muy exagerado para algunos, muy drástico, que hago mucho alboroto, pero me sentí como abandonado.

No pude contenerme, lloré. Lloré en silencio porque no quería escucharme así. Pero era incontenible, la angustia me sobrepasó.Nunca nadie me hizo sentir tan dichoso como ella, nadie me hizo tan feliz. Esa noche, esas palabras, en ese preciso segundo, me hizo sentir la mayor tristeza que experimente hasta el momento.

Entonces, no sabía que me estaba engañando, pero con mucho orgullo no lamento ninguna de esas lagrimas, porque las sentí a cada una de ellas, mas allá de que no se las mereciera, soy fiel a lo que siento y así fue.

Me sequé como pude, recobré un poco la voz y tratando de contenerla un poco o de convencerme a mi mismo quizás, le acaricié la mejilla por ultima vez y le dije: "No te preocupes, no estés mal, sea como sea vamos a estar bien. Juntos o no, vamos a estar bien, vos vas a estar bien y yo también."

Entonces, después de un silencio casi eterno, de apenas unos segundos, quizás suene poco creíble pero guardé un hilo de esperanza hasta el ultimo segundo, imaginé que se arrepentía, me decía que me amaba, me abrazaba, me besaba y todo esto quedaba como un malentendido.

Pero no, todo era verdad, desperté de mi fantasía cuando se despidió y bajo. Entró a su casa y me fui.

Odio esta entrada, odio escribir esto, pero necesito sacarme el peso. Ahora, solo espero saber que voy a estar bien en algún momento.

Ojalá hubiera una carta al menos.....creo.

Escuchen:

3 comentarios:

Clementine dijo...

Saquese la mochila, es necesario andar más liviano x la vida!...
"TODO PASA", vas a estar bien!...
Un bso grande!

Nada mas importa dijo...

Cuando me paso, me dolio exactamente igual...

Besos!

F. dijo...

No me ha tocado vivir la que contás, pero me ha pasado de dejar relaciones, y el vacío que se siente luego. Y te dicen que hay muchos peces en el mar, pero no te interesa.