domingo, 2 de mayo de 2010

Sube y baja...

Es increíble como los estados de animo pueden afectarnos físicamente.Algunas personas cuando se deprimen tienden a comer mucho a otras como yo se nos cierra el estómago.

Allá por 2006, cuando conocí a la innombrable, tuve mi pico de felicidad. Realmente fui feliz, porque pensaba que había encontrado lo que tanto buscaba. Esa felicidad parece que me abrió el apetito. Siempre fui delgado, en 2004-2005 como que me acomodé en 60-65 kg aproximadamente, todo esto sin hacer nada respecto a la dieta. Simplemente como lo que me gusta y punto.

Pero como les decía alcancé ese pico de felicidad, que trajo consigo un gran apetito. Aumente hasta llegar a los 75 kg. Pero no me importaba en lo mas mínimo, porque estaba enamorado hasta los huesos.

Como dice el dicho, "todo lo que sube, tiene que bajar". La ruptura en noviembre pasado, me hizo alcanzar el pico de tristeza de mi vida. Me descuidé, me abandoné.
El viernes, me pesé cuando fui a la farmacia a comprar el antialergico (que no conseguí ¬_¬) y la balanza arrojó un sorprendente 64 kg.
Con razón todos cuando me vieron después de las vacaciones, lo primero que me decían era "che!, estas re flaco" o "Como bajaste de peso, estas flaco!", todo con ese tonito de sorpresa/ya se porque/lo vi en facebook/estas hecho mierda/te dejó por otro/te tengo lastima/mirate los cuernos.

Si, baje mucho, ahora quiero subir a mi peso normal, estoy retomando mi nivel de glotonería normal, claro que no estamos ni cerca de esa felicidad que supe sentir, así que el proceso sera mas lento.

1 comentario:

Guerrera de la Luz dijo...

hace mucho que no pasaba... pero es bueno leerte!!! saludos