jueves, 3 de junio de 2010

Mi historia: capítulo 2....

Como primera cita, salida, encuentro, o como quieran llamarle, no esta bien visto el cine. Porque?, porque al cine uno va a ver la película, no se puede charlar, conocerse. Pero bueno, ahí estábamos los dos, saliendo con el resto de los chicos de la facultad. Faltaba aproximadamente 1 hora para la película, así que estábamos bien de tiempo.

Al salir, arrancamos caminando como todos los días rumbo a la parada. Llegábamos a una esquina y nos separábamos del resto del grupo, cruzábamos la calle y dos cuadras mas tarde estábamos en la parada. Esta era la rutina ya una semana casi. Al llegar a esa esquina, nos saludamos con el resto y sin dar explicaciones y un poco evasivos les dijimos que teníamos que ir hasta otro lado, y yo la acompañaba. Obviamente ya para ese momento, todos sabían que es lo que pasaba, algo que era secreto a voces y yo era el único que no sabia nada ( esto lo voy a aclarar mas adelante *).

Ahí, nos dimos vuelta y encaramos para el lado opuesto. Charla va, charla viene, vimos la hora y decidimos encarar hacia el cine. En el trayecto, empezamos a dudar del horario, no teníamos donde fijarnos. Yo le hacia chistes y la cargaba, porque ella me había dicho que se había fijado la hora y el lugar y ya no estaba segura.
Caminamos mucho, pasamos por el cine mas cercano y no era ahí, pasamos por otro y tampoco. La verdad que pesar de que caminábamos mucho sin saber a donde ir, la estábamos pasando bien el uno con el otro.

Al final pasamos por el penúltimo cine que nos que nos quedaba chequear, llegamos, y era obvio, no era ahí. La reté de forma chistosa y haciéndole burla por haberse olvidado de que cine era y entonces hizo algo que no me lo esperaba de ninguna manera. Me abrazó fuerte de atrás, se colgó de mi cuello y apoyó su cabeza en mi hombro y se rió con una dulzura y una felicidad que me dejó sin palabras.

Hasta el día de hoy, creo que ese fue uno de los momentos mas lindos que viví con ella, a pesar de ser cuando recién nos conocíamos, eso para mí, justificó toda la salida y caminar por todo el centro buscando el dichoso cine. Al final, encontramos el cine, vimos la película, la pasamos bien, compramos pochoclos, unas gaseosas nos reímos con la ardilla loca de la era de hielo.

A la salida ella se encontró con su mamá, que estaba en el centro en lo de una amiga suya. Esa fue la segunda vez que la vi. La primera fue con todos los chicos un día a la salida de la facultad. Las acompañé a tomar el colectivo y se fueron.

Esa noche fue la primera vez que nos tomamos de la mano, entonces supe que la cosa iba  para otro lado, definitivamente.

Continuará....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentá dale....