martes, 1 de junio de 2010

Solo digo, nada mas....



Ayer tuve dos cumpleaños. Al mediodía, nos juntamos con mis compañeros de la facu y organizamos un asado en media hora. Supuestamente teníamos clases, al final nadie fue. Estuvo muy bueno la pasamos bien, jugamos un rato al poker y tipo 8 volví a casa.

 Me bañe, cambié y salí nuevamente. Esta vez a una cena por el cumple de F, un amigo que conocí por S. Pasé a buscar a unos cuantos y nos dirigimos a este pequeño restaurante. La comida muuuuuy rica.Comimos unas pastas caseras buenisimas charlamos largo rato, le entregamos los regalos y después de una linda sobremesa, le cantamos el cumpleaños feliz con una torta cortesía de la casa.

En un momento, me puse a observar a todos y me percaté de algo. Eramos 14 en total, de los cuales solo 5 estamos actualmente solteros. Eso sumado a que tenia a dos parejitas sentadas en frente, me provocó una tremenda nostalgia y al parecer una sana envidia también.

De a ratos podía observar sus miradas cómplices, esas que solo tenés con esa persona que esta a tu lado. Esas miradas que dicen todo sin necesidad de abrir la boca. Por supuesto no podían faltar los mimos pertinentes cada tanto, el típico "acordate que mañana....", "no te olvides que....", "a que hora te veo mañana...", etc, etc, etc, que es típico de la rutina o costumbre ya adoptada por las parejas cuando se lleva un tiempo largo y se chequean horarios para hacer esto o lo otro.

Ahí, extrañe. Extrañe mucho tener esa compañía, me sentí solo nuevamente, y a pesar de que estuve solo mucho tiempo, antes de la innombrable, esta situación actual es diferente. Porque ya probé lo que es estar con alguien que querés hasta los huesos, que te hace sentir completo, que te da todo lo que necesitas y no importa nada mas. En esos momentos solo me queda recurrir al lado positivo, el único que veo ahora, que es que al menos, no estoy tirado como trapo viejo, ahora me la puedo bancar, lo peor ya pasó.

También pude presenciar alguna que otra pequeña discusión típica de las parejas, cuando el grupo con el que comparten la reunión es  de mucha confianza y se pueden decir lo que sea, mas allá que pueda quedar como un papelón.

El punto es que, como dice la canción, "Love is hard", es difícil, es complicado, tiene sus matices claros y oscuros, sus altas y sus bajas, pero aun cuando las cosas son muy complicadas, vale la pena pasar por todo para vivirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentá dale....