martes, 6 de julio de 2010

Que buena época....

Anoche tarde después de comer, me fui a dar una ducha bien caliente para calmar los dolores en las piernas después de un finde de mucho fútbol, como para segregar un poco de endorfinas y comenzar a olvidar el mundial este, que no que no me interesa ya.

No recuerdo como fue que me encontré recordando viejas épocas. Creo que estaba pensando un poco, en lo que tenia ganas de contarles y que no quería que todo lo que escriba sea tan repetitivo.

En cuanto a mi niñez/adolescencia, los mejores recuerdos son esos de mis amigos del barrio. Empecé a relacionarme con ellos un tiempo después de haberme mudado a mi actual casa, por una u otra razón, pero por sobre todo por la larga jornada (mañana y tarde) que me llevaba  el colegio. Cuando volvía a casa era para merendar luego comer y dormir básicamente. Ya mas grande los conocí. Nos hicimos amigos como se hacen los chicos: si te gustan hacer las mismas cosas como jugar a la pelota, los videos juegos, los muñequitos, andar en bici, juntar figuritas, etc, etc, esta todo dicho. Somos amigos.

Para ese entonces, la rutina era básicamente vernos los sábados. Todos los sábados nos juntábamos temprano, tipo 3 de la tarde para ir a jugar a la pelota en el colegio de dos de los chicos (hermanos). Se armo un grupete lindo, a veces íbamos a andar en bici, otras veces inventábamos algo para pasar las tardes, sobre todo en las vacaciones. Esas tardes de diciembre, calurosas, nos reunían a la vuelta de mi casa sentados en el cordón de la calle tomando helado o esos juguitos congelados que comprábamos en el quiosco de la esquina.

Lo que mas recuerdo y me da mucha nostalgia, es esa rutina de los sábados. Yo comía tipo 1 de la tarde, y a las 3 en punto sentía los gritos desde la vereda, que me llamaban para que baje así íbamos a la canchita. Que bien que la pasaba, me divertía como nunca, la mejor época que puedo recordar.

Lamentablemente para algunas cosas, el tiempo pasa, y rápido. Después de un tiempo, las cosas cambiaron. Uno de ellos se fue a vivir al sur, yo empecé la facu y no coincidíamos con los horarios para salir , mas que algunas veces para comer o tomar algo a la noche. Después el resto comenzó la facultad y así las cosas se hicieron mas complicadas, al punto en que nos dejamos de ver. En parte tengo que reconocer que es mi culpa. Soy así, me dejo estar y pierdo contacto, por no levantar el teléfono, por boludo. Pasaron los años y perdí contacto, no se nada, o casi nada de la vida de los demás.

Que rápido pasó todo. Que linda época. Que lastima que ya no está.

1 comentario:

lore´s dijo...

A todos nos pasa algo parecido, las distintas actividades hacen que la vida te vaya llevando para otros lugares y conocer gente nueva.
Por suerte yo tengo una amiga por cada etapa que viví - primaria, secundaria, facultad-, ponete las pilas guerrero y tratá de recuperar esos afectos que tanto bien te hacen siempre...si son buenos, todo pasa pero tus amigos siempre quedarán. Beso =)