viernes, 8 de octubre de 2010

Ni yo me entiendo...

Está muy claro que no soy la misma persona que hace un año. Y digo que no soy la misma persona, no porque haya cambiado mi esencia, sino porque cambiaron ciertos detalles que me hacen un tanto diferente.

Hoy a raíz de la experiencia, me doy cuenta que no puedo bajar la guardia. Estoy mas atento a las cosas, a lo que escucho, a lo que siento, y trato de no llevarme de todo, no termino de relajarme, de confiar, de permitirme soñar a futuro.

Ahora soy como mas susceptible a los cambios y a entregar esos sentimientos que antes los supe dar sin dudar. Por eso mismo es que dudo entrar por esa puerta. No quiero caer en la tentación, tengo los miedos de desilusionarme nuevamente y de arrepentirme de no saber medirme.

Me volví muy precavido en ese sentido. Era lo que tanto temía, no poder dejame llevar y jugarme el todo por el todo.

Todavía este guerrero de luz esta aprendiendo a luchar. Trato de aprender de cada combate, de cada experiencia, de la experiencia de los demás de las enseñanzas, los triunfos y fracasos.

Estoy en un punto en el que voy a tener que tomar una decisión. Luchar en contra de mi instinto de supervivencia y salir con mi espada al frente de batalla o quedarme a esperar, agazapado con mi escudo, esperando los embates del enemigo y aguantar.

Sin duda alguna, estar en este punto no es casualidad. Las marcas del pasado, me condicionaron a sentirme de determinada manera, pero una persona hoy me da otra oportunidad, me da alegría y ganas de luchar.

Suerte para mi, suerte para nosotros, suerte para ustedes. Salud!

3 comentarios:

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Después de muchos malos tragos aprendí a no hacer pagar a uno por errores que cometieron otros. Fácil no es, pero con la cabeza fría y el corazón sano se puede.

A veces, cuanto más te cuidás de sufrir, el dolor llega de la manera menos esperada. Por esa misma razón, hay que pensar que en esta vida hay que arriesgarse...

Y MUCHO.


Guardá la espada y el escudo, sacale las vendas al corazón y dejalo al descubierto.

Hoy tenés una nueva oportunidad de ser feliz, aprovechala.

Y como dije una vez:

"Las batallas se pierden o se ganan y probablemente nunca acaban, pero nunca, nunca hay que tirar la toalla".


Un beso grande.

Ela dijo...

es normal lo que te pasa, creo que nos ha pasado a todos. es hasta sano que pase. siempre digo que es bueno que nos pasen cosas malas. pobre del que nunca ha sufrido, xq cuando algo duele se aprende a disfrutar de lo que da alegrias y tmb aprender a reirte con mas ganas y mas seguido, cuando amerita, claro esta. pero tmb es cierto que vas a tener que salir de tu refugio algun dia, y darse cuenta que ciertamente estas metido en un refugio es el primer paso, sabes xq? xq no te sentis enteramente vos y te das cuenta que te esta molestando quedarte ahi.
bue, mucho analisis barato, no? perdon, es que me ha pasado y creo entenderte!!!
cuando queiras, 0800-psicologatraumada a tu servicio jajaja

Jimena dijo...

te entiendo, yo también estoy en un momento en el que estoy hiper sensible a mis emociones y a lo que pasa en el afuera.. esto es parte del crecimiento y de acumular "yoes" a medida q pasa el tiempo. Pero está bueno. Y está bueno que si te entra la duda por no saber qué camino tomar, utilices el "don de la ituición" para saber qué hacer. No sabemos si te vas a terminar equivocando o no, pero te aseguro que se seguiste tu instinto (y tu corazon) no te vas a arrepentir. Un beso genio!